Mercado de arte

La venta de Fórum Filatélico

La silenciosa subasta de una primera parte de la colección de obras de arte de la entidad el pasado día 4 de diciembre en Sotheby’s Londres obtuvo una venta por valor de 5,5 millones de libras.
Publicado por Daniel Díaz el 11 de diciembre de 2013.
Detalle del San José con el Niño de Murillo de la colección Fórum Filatélico, vendido por 698.500 libras (841.556 euros) en Sotheby's Londres


De buena acogida, por tanto, cabe calificar la venta de doce obras de artistas españoles y dos de extranjeros pertenecientes a la extinta Fundación Cultural Fórum Filatélico.  De hecho, Sotheby’s esperaba una venta entre dos y tres millones de libras…
Pero antes de entrar en materia conviene hacer alusión, aunque sea muy brevemente, al silencio con el que se ha operado esta subasta, ordenada por el auto del Juzgado de lo Mercantil de Madrid que lleva el caso. No deja de sorprender que la casa de subastas, siguiendo la petición expresa de la administración concursal de Fórum Filatélico, expusiera en España “con la mayor discreción” posible las obras que se iban a subastar, muy probablemente por temor a las posibles algaradas de los inversores que pusieron ahí sus ahorros y que sufrieron la terrible estafa… Existiendo esa incómoda posibilidad, parece evidente que una difusión mayor de la afamada colección (lo cual precisamente se evitó) hubiese hecho que más coleccionistas pujaran por los atractivos cuadros y que, a la larga, se hubiesen obtenido precios mayores.
Miedos al margen, la fama de la colección estaba justificada por la calidad de las mismas. “El origen de esta colección –se lee en Ars Magazine-, se remonta a 1998, cuando Jesús Fernández Prada –fundador de Fórum Filatélico– adquirió la primera obra: una Adoración de los Magos de Francisco Varela (hacia 1580-1645)”. Desde ese momento hasta pocos días antes de su cierre, las compras ascendieron a más de 70 obras de escuelas española y flamenca de los siglos XVI, XVII y posteriores.

La venta de catorce obras de este primer grupo de la colección del Fórum Filatélico ha conseguido una venta por valor de 5.499.500 libras y obtuvo dos nuevos records para Pedro Núñez de Villavicencio y para Bernardo Polo. Pero vamos por partes, comenzando por las únicas pinturas extranjeras que salían esta vez: una tabla flamenca con la Sagrada Familia de Pieter Coecke Van Aelst (1502-1550), y el magnífico Retrato de caballero de Rubens.
Del primero, la tabla de roble de 87,3 x 55,9 cm, con un magnífico dibujo y unas figuras de recuerdos manieristas, fue comprada en julio de 1988 en Sotheby’s Londres por 56.500 libras. Quince años después ha obtenido una venta por 218.500 libras (263.250 euros).
El Portrait of a gentleman, half-length, wearing black (O/L, reentelado, 58,4 x 45,4

El Portrait of a gentleman, half-length, wearing black de Peter Paul Rubens, de la colección del Fórum Filatélico, se vendió por 3.218.500 libras (3.877.660 euros; 5.273.190 dólares) en Sotheby's

cm) de Peter Paul Rubens (1577-1640) es ya harina de otro costal, como suele decirse vulgarmente.
La historia, de hecho, hablaba ya de ello, y su calidad no lo desmentía en absoluto. Monsieur Nieuwenhuys, su primer propietario conocido, lo adquirió como Rubens el 10 de junio de 1846; de ahí pasó a manos de Jules-Paul-Benjamin que, a su muerte, lo cedió a su hermano François-Marie Delessert (1780-1868). A la muerte de éste, fue subastado como Rubens y comprado por 4.100 francos (lote 78) en la subasta celebrada en París, en Hôtel Delessert, el 15 de marzo de 1869. Sin embargo, había algo en el cuadro que el siglo XIX y el XX quizá no apreciaron…, pues fue comprado en diciembre de 2003 en Christie’s París como del círculo de Rubens por 17.325 euros (21.337 dólares).
Como es sabido, Rubens viajó por primera vez a la corte de Madrid en 1603 para hacer entrega del regalo de un grupo de pinturas al rey Felipe III de parte de su mecenas, Vincenzo Gonzaga I, Duque de Mantua. Artista joven aún, aunque con mucho talento como el tiempo demostraría, volvió a viajar a la corte en 1628, invitado ya esta vez por Felipe IV para asistir a la negociación de paz entre España e Inglaterra, y para pintar algunos retratos reales para su patrona la Archiduquesa Isabel Clara Eugenia. El cuadro en cuestión debió pintarse en esa época atendiendo al estilo del mismo y a cierto tono velazqueño que se observa, nada extraño si tenemos en cuenta que Diego de Velázquez estaba trabajando en la corte, desde 1623, y que muy probablemente hablarían con frecuencia de pintura y de pintores, e incluso puede que peter_paul_rubens_portrait_of_a_spanish_gentleman_sothebys_x_radiographpintasen juntos en algún momento. La radiografía del cuadro, sorprendentemente, muestra una imagen diferente detrás de la capa pictórica: la efigie de Felipe IV (1605-1665) o la de su hermano más joven Don Carlos (1607-1632), pintada con gran calidad y en un estilo verdaderamente cercano al del maestro sevillano, del cual no se conoce hasta la fecha ningún retrato semejante pero que no sería extraño que sí hubiese pintado.
Así las cosas, el Caballero de Rubens, pintado seguramente sobre un retrato de Diego Velázquez, salía a pujas con una estimación entre 400.000 y 600.000 libras, con la atribución al maestro flamenco. El precio final alcanzado de nada menos que 3.218.500 libras (3.877.660 euros; 5.273.190 dólares), parece mostrar que el comprador con buen ojo de 2003 tenía cierta razón…

Aclarada la partida más importante de los 5,5 millones de libras, pasemos a la oferta de piezas españolas.
Los records:
De Bernardo Polo (activo en Zaragoza hacia 1650- hacia 1675) se ofrecía un magnífico El nuevo récord de Bernardo Polo: Still life with a blue bowl of pomegranates and peaches, a plate of white cheese with a honeycomb and a rose, and flowers in a glass vase, de la colección Fórum Filatélico, vendido en Sotheby's Londres por 86.500 libras (104.216 euros)Still life with a blue bowl of pomegranates and peaches, a plate of white cheese with a honeycomb and a rose, and flowers in a glass vase (O/L, en su bastidor original, 76,8 x 115,5 cm) con una estimación de 80.000-120.000 euros. La pieza había salido ya a pujas en Sotheby’s Londres en diciembre de 2003 por 84.000 libras pero no hubo interesados. El precio que alcanzó de 86.500 libras (104.216 euros), aunque establezca un récord para el pintor, tampoco termina de convencer pues la calidad de las granadas y las peras de la cerámica azul hacía prever un precio ligeramente superior.

Y del sevilllano Pedro Núñez de Villavicencio (1640-1695/8), se ofrecía Otro récord: de la colección del Fórum Filatélico, Argolla players del sevilllano Pedro Núñez de Villavicencio se vendió en Sotheby's por 266.500 libras (321.081 euros) Argolla players, un lienzo de  importantes dimensiones, 106 x 127,6 cm, con una estimación de 200.000 a 300.000 libras. La escena, muy cercana a los modelos murillescos de niños jugando, muestra perfectamente su estilo, con cuidadoso estudio del natural que, al decir de Palomino, fue “con extremada gracia y propiedad”. De hecho, una de las dos piezas de su mano que posee el Museo del Prado es precisamente Niños jugando a los dados, que quizá se trate de la obra que Palomino señaló como regalo del artista a Carlos II. Siendo, pues, obra importante la que salía a pujas, el precio de remate de 266.500 libras (321.081 euros) habla más bien de interés moderado por parte de los coleccionistas…

Más importante fue la venta del De la colección Fórum Filatélico, San José con el Niño de Murillo fue vendido por 698.500 libras (841.556 euros) en Sotheby's LondresSaint Joseph with the Christ child (O/L, 164,2 x 108,5 cm) de Bartolomé Esteban Murillo (1618-1682), aunque sin grandes alegrías, todo hay que decirlo.
Pintado hacia 1655-1660, poco antes de que oscureciese su paleta apenas unos años más tarde, es uno de los primeros ejemplos que se conocen de este asunto al que el pintor volvería con frecuencia en años posteriores. De hecho, la versión de reducidas dimensiones (29,7 x 24,5 cm) que posee el  Banco Bilbao Vizcaya Argentaria de Madrid ha sido durante años considerada como el boceto de la presente. Muy cercana también a la versión del Hermitage Museum de San Petersburgo, fechado ya a finales de su carrera, hacia 1670-1675, estuvo en la colección madrileña del Duque de Aliaga, y ya en 1921 en la del Marqués de Bermejillo.
De 400.000 a 600.000 libras era la estimación. Y aunque su venta por 698.500 libras (841.556 euros) muestra el interés de estas pinturas –es el precio más alto de una pieza suya desde 2005-, estamos muy lejos de los 2.472.000 libras (3.649.908 euros) pagados en Christie’s Londres en diciembre de 2005 por Cristo, varón de dolores (O/L, 63,8 x 53,3 cm) o de 1.920.000 dólares (1.525.824 euros) en que se adjudicó en mayo de ese mismo 2005 en Christie’s Nueva York su Saint Augustine in ecstasy (O/L, 194,3 x 139,7 cm). Prueba de ello quizá es que, también de Murillo, no encontraron comprador su pareja de óvalos sobre lienzo (67 x 50,5 cm c/u), Ecce Homo y Mater Dolorosa -de la colección del Duque de Frías y de sus descendientes hasta su venta en el año 2000-, que habían salido con una estimación de 200.000 a 300.000 libras.

Antes de comentar los bodegones de la colección, detengámonos brevemente aún con unas obras singulares. Me refiero, sobre todo, a la gran Inmaculada Concepción de grandes dimensiones de Antonio de Pereda. Perteneciente a la colección de Fórum Filatélico, fue vendida en Sotheby's Londres por apenas 92.500 libras (111.445 euros)Inmaculada Concepción (O/L, 223,5 x 147,5 cm) del maestro vallisoletano Antonio de Pereda (1611-1678), adquirida alrededor de 1998 del prestigioso galerista londinense Derek Jones.
Ya Palomino habló de una Inmaculada de grandes dimensiones enviada desde Madrid a su benefactor el Cardenal Juan Bautista Crescenzi en Roma. Pero podría tratarse de ésta o de otras versiones que se conocen como la del Prado, firmada en 1636, la de la iglesia de los Filipinos de Alcalá de Henares de 1637, la del Museo de Bellas Artes de Lyon o la que se vendió por 156.800 libras en esa misma sala en julio de 2003 (ver) y que perteneció a la reina Isabel II. Cada una tiene sus variantes, pero lo que parece claro es que el modelo entusiasmó y, así, Pereda debió pintar distintas versiones para satisfacer la demanda dejando en cada una de ellas su tributo al exquisito colorido veneciano (los pliegues de la parte inferior del manto de la Virgen y los de los putti de la parte superior son un claro ejemplo) y al dibujo de herencia flamenca.
La estimación era de 80.000 a 120.000 libras; el remate por apenas 92.500 libras (111.445 euros) no parece hacer justicia a la calidad de la pieza…
Del extremeño Luis de Morales (hacia 1520-1586), un típico Ecce Homo sobre tabla de Típico Ecce Homo de Luis de Morales, de la colección Fórum Filatélico. A pesar de sus reducidas dimensiones, fue comprado en julio de 2002 en Christie’s Londres por 59.750 libras (93.156 euros) y se vendió en Sotheby's Londres por 170.500 libras (205.419 euros)reducidas dimensiones: 32,8 x 24,5 cm, que subió de las 80.000 libras de la estimación más baja hasta las 170.500 libras (205.419 euros) del remate. Obra de calidad aunque sin restaurar, fue comprado en julio de 2002 en Christie’s Londres por 59.750 libras (93.156 euros; la estimación había sido de 60.000 a 80.000 libras, por cierto).
De Juan Martín Cabezalero (1633-1673) se ofrecía un interesante Ecce Homo Ecce Homo de Juan Martín Cabezalero. De la colección Fórum Filatélico, salía pujas en Sotheby's Londres con una estimación de 60.000 a 80.000 libras, pero no hubo interesados(O/L, 102,5 x 83,4 cm) con una estimación de 60.000 a 80.000 libras. Nacido en Almadén según Palomino, pronto viajó a Madrid para trabajar junto al gran Juan Carreño de Miranda y como todos los pintores de calidad de la escuela madrileña ofrecen una pasmosa y admirable mezcla entre el color veneciano y la herencia en el dibujo propias de la escuela flamenca en general, y de Van Dyck en particular. Y este Ecce Homo habla precisamente de ello, aunque lamentablemente no encontrase comprador…
Y de Miguel March (hacia 1638-1670), la Allegory of the Liberal Arts (O/L, 151,8 x 176,3 cm). Comprado en Christie’s Nueva York en enero de 2004 por 125.100 dólares (98.428 euros), se vendió por 68.500 libras (82.530 euros). Unas veces se gana y otras se pierde, pero lo que parece claro para la inversión es que cuanto más conocido internacionalmente sea el autor, más posibilidades hay de revalorización.

Los bodegones:
En primer lugar, debemos destacar el de uno de los grandes bodegonistas del periodo, Juan van der Hamen y León (1596-1631). Se trataba de Still life with a basket of apricots and cherries, case De Juan van der Hamen, Still life with a basket of apricots and cherries, case of flowers, and hanging branches of mirabelle and sloe plums se vendió por 314.500 libras (378.911 euros) en Sotheby's Londres, lejos de los 541.000 euros pagados por su compra en Sala Retiro en junio de 2001 por Fórum FIlatélicoof flowers, and hanging branches of mirabelle and sloe plums (O/L, 78,7 x 108,8 cm), comprado en Sala Retiro en junio de 2001 nada menos que por 541.000 euros. Siendo obra importante dentro de su producción, y datable hacia 1622, parece que su precio fue fuerte para el momento. De hecho, el remate por 314.500 libras (378.911 euros; la estimación era de 200.000-300.000 libras) está en un nivel ligeramente más bajo que sus últimas ventas: en mayo pasado, Segre vendió por 350.000 euros Bodegón con cesta de fruta y plato con cerezas (O/L, 50,5 x 61,5 cm), que había salido a pujas desde los 175.000 euros; y muy lejos de los 580.000 euros pagados en Segre en octubre de 2012 por Bodegón con azafate de fruta y plato de manzanas (O/L, 38 x 76 cm), firmado y fechado en 1630.

De Juan de Espinosa (hacia 1605/10-1671), salía a la venta una buena pareja de bodegones (O/L, 79,2 x 162 cm), inscritos por detrás con V.a V.e (Villaverde), pues su primer dueño fue Don Francisco Sanz de Cortes, Primer De Juan de Espinosa, de la colección Fórum Filatélico, se vendió en Sotheby's Londres esta pareja de bodegones: Still life with fruit, sweets, flowers and a winecooler, y Still life with fruit, cauliflower, bread and vessels por 134.500 libras (162.047 euros)Marqués de Villaverde (1623–1686): Still life with fruit, sweets, flowers and a winecooler, y Still life with fruit, cauliflower, bread and vessels. Pintados en los últimos años de su carrera, formaban parte de una serie de cuatro sobrepuertas del comedor del Marqués de Villaverde; las dos, procedentes de una colección particular madrileña, fueron vendidas hace apenas unos años (después de ser publicados por Ismael Gutiérrez Pastor y luego por Peter Cherry) a la colección Abelló. Con una estimación de 120.000 a 180.000 libras, se adjudicaron finalmente por 134.500 libras (162.047 euros).
De Juan de Arellano (1614-1676) se ofrecía una pareja de bodegones de buenos vasos de flores, firmados por el maestro (O/L, 54,5 x 63,5 cm): Still life with white zinnia, lavender, pink and red peonies, gladiolus, tulips and rosebuds in a glass base, y Still life with roses, tiger tulips, White and blue aquilegia, peonies, and delphiniums in a glass vase. Piezas importantes, se esperaba una venta entre las 300.000 y las 500.000 euros, pero nadie pujó por ellas.
Sin embargo, la sorpresa llegó con un lote de altísima calidad pero que salía como de Escuela española, de la primera mitad del siglo XVII. Se trataba de un lienzo de 49,4 x 74,2 cm titulado Still life with quinces and pears arranged on a stone table top. El óleo destilaba calidad en el
tratamiento de los membrillos, de las peras y, sobre todo, en los platos de metal. De ahí precisamente al estimación de 40.000 a 60.000 libras, que ya es una cantidad respetable. Pero como suele ocurrir con cierta frecuencia, algunos coleccionistas avanzados ven más allá y han visto la mano de otro bodegonista de calidad y nombre, y por eso pujaron hasta la fantástica cifra de 230.500 libras (277.708 euros)… Y, probablemente, dentro de un tiempo nos enteraremos los menos expertos en estas cuestiones del autor al que se le atribuye esta pieza singular.

Breve repaso, pero pensamos que merece la pena contar con cierto detalle lo sucedido en Londres con la subasta de la primera parte de la colección Fórum Filatélico. Hay mucho dinero pendiente de estas ventas, y las piezas, desde luego, merecían la pena. Sería de esperar que más adelante, en las próximas subastas de la colección, Sotheby’s consiga ofrecer más información. Al menos es lo que, sobre el papel, parece mejor para las ventas. Publicado por Daniel Díaz el 11 de diciembre de 2013.

Related Posts